jueves, 27 de marzo de 2014

Sesión de abril de "Poesía de OídAs": Homenaje a Octavio Paz en su centenario

Octavio Paz


El próximo día 3 de abril se celebrará, en la localidad madrileña de Arganda del Rey, una nueva sesión del ciclo "Poesía de OídAs", que esta vez, y en el marco del "Mes del Libro", rendirá homenaje a uno de los más grandes escritores iberoamericanos de todos los tiempos: el mexicano Octavio Paz (1914-1998), Premio Nobel de Literatura en 1990, de quien, en el presente 2014, celebramos el centenario de su nacimiento. Como lector invitado, se contará con la presencia del poeta sevillano, afincado en Móstoles, Antonio J. Sánchez.

Combinando dinámicas propias del recital poético con estrategias de "radio-teatro", "Poesía de OídAs" es una actividad encaminada al disfrute sensorial del verso, y busca, todos los primeros jueves (no festivos) de los meses habilitados al efecto, la formación de audiencias para la literatura en el ámbito de la Comunidad de Madrid, prestando atención fundamentalmente a la gran poesía española e iberoamericana. La iniciativa cuenta con el apoyo y la colaboración de la Concejalía de Juventud de Arganda del Rey.


Lugar y hora de celebración: Café-Teatro del Enclave Joven de Arganda, c/ Mar de Alborán, nº 1, Arganda del Rey (Madrid) / 20:00 hrs.

Dirige: Carolina Barreira.

Presentan: Carolina Barreira y Antonio Daganzo.

sábado, 15 de marzo de 2014

Un poemario: "Oh, siglo veinte", de Pablo Méndez



Tras el palmario éxito de Ana Frank no puede ver la luna (Premio de la Crítica de Madrid - 2010, en su modalidad de poesía; cuatro ediciones hasta ahora en España; salto a Iberoamérica merced a publicaciones en Ecuador y México), Pablo Méndez regresa a los anaqueles de novedades literarias con otro de sus trabajos llamados a constituirse en hitos de su ya extensa e importante carrera -pese a la juventud que aún adorna al autor-. En efecto, obra mayor es Oh, siglo veinte (Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 423; Madrid, 2014); obra ambiciosa y de sana ambición cumplida, pues consistía aquí el reto en guardar fidelidad a los postulados bien definidos de una poética basada en la claridad y la emoción, y, al mismo tiempo, ponerlos al servicio de un cuadro histórico eminentemente lírico, lleno de palpitantes claroscuros.

"Toda la sangre del mundo / en tu vieja y descolorida cartera", escribe Pablo Méndez a propósito de la pasada centuria; esa que, sin embargo, ya no acertamos a vivir de nuevo en el momento actual. He aquí el magma generador de Oh, siglo veinte: la paradójica añoranza. Desde ese fecundo sentimiento, muchas de las inquietudes líricas del autor -el registro abiertamente autobiográfico, la figura de la madre y en general de la mujer en su dimensión afectiva, la pasión inmarcesible por los libros y sus autores (y por el cine también), la fascinación por los gatos, la educación sentimental como logro perdurable de la adolescencia o el peso de los vínculos familiares en el desarrollo del individuo- se despliegan con suma habilidad en una especie de álbum fotográfico que aúna pasado y presente; álbum irrevocablemente emocional cuyas diversas escenas, y cuyos variados puntos de vista y personajes, no pretenden en absoluto agotar, mediante su plural planteamiento y desarrollo, la exploración retrospectiva de un tiempo histórico sino ofrecer una visión subjetiva de conjunto, leve y honda a la vez, suave y trágica, nostálgica y ferviente, en la que el imborrable costurón de nuestra Guerra Civil reviste una forzosa trascendencia.

"Será así mi poema... y eso que ahora sé / que no lo escribiré yo, sino tú", concede Pablo Méndez en "El deseo y la realidad", generoso, seguro de que la emoción compartida con los lectores es cifra fiel del misterio lírico. Otros memorables poemas de Oh, siglo veinte, como "Club privado", "El hacha del abuelo", "La madre" o el conclusivo "Federico García Lorca", lo prueban con excepcional fortuna, al tiempo que se erigen como faros de poderosa luz en la región costera y azarosa de esta obra sobresaliente.


Pablo Méndez

sábado, 8 de marzo de 2014

Un poema: "Pluma que no escribe, pájaro que vuela", de Rafael Soler ("Ácido almíbar")

Rafael Soler


"Querido diario
querido truhán que cómodo aguardas
mi desazón primera

querido soplagaitas satinado
queridísimo cabrón de tapas impolutas
con una horca dentro

dos líneas tan sólo
que pronto serán cuatro
para decirte en veinte más

que aún desconozco tus horarios
tu forma de vestir las quemaduras
y el nombre de quien tus sueños llena
con una cinta malva

y que si terco en tu mudez persistes
y a salvo dejas el témpano de padre
la comezón de saberte por un nueve encarcelado
cualquier indicio que hable del corazón del otro

callaré como tú
y nada contaré si no me cuentas."


Observar la sutil evolución de la poética de Rafael Soler (Valencia, 1947) constituye uno de los ejercicios más interesantes a los que cabe entregarse en el contexto de la mejor poesía española actual. La aparición, a comienzos del presente año 2014, de Ácido almíbar (Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 414) posibilita ahora entender cabalmente, tras el regreso que -en términos editoriales- supusiera en 2009 Maneras de volver, un discurso que apostó por la sistemática conjunción del "yo" y el "nosotros" en el excelente volumen de 2011 titulado Las cartas que debía. Al respecto, Ácido almíbar profundiza en dicha experiencia pero haciendo saltar por los aires cualquier inercia de método, pues aquí la pluralidad del sujeto lírico no ambiciona componer una resultante polifonía sino establecer una suerte de juego de espejos, alteridades incluidas, capaz de enriquecer un solo trayecto vital desde su inicio ("ahora que alzándote de nalgas / a un vacío sin fin te precipitan") hasta su conclusión ("áfono en mi sartén / con quince huesos quedo"). El virtuosismo de la propuesta se hace especialmente notorio en la tercera de las siete secciones del libro; notorio y, si se me apura, de todo punto idiomático, pues "Retrato de dos para ninguno", al ir urdiendo el amor de una vida gracias a la doble mirada del hombre y la mujer, seguiría las huellas de algunos hitos novelísticos de nuestro versátil autor, como El grito o El corazón del lobo.

Sin duda, Rafael Soler es el poeta español que ha asumido de manera más explícita el legado genial de César Vallejo ("no es el dolor de este gramófono / cantando bajo palio / somático el desdén de mi chaleco"), circunstancia muy significativa en esta obra, y todavía más notable si se tiene en cuenta la promoción de autores a la que, por edad, podría adscribírsele en el reciente devenir de nuestras letras. Si a esa tensión verbal continua, con sus libérrimas asociaciones y sus feraces juegos de palabras, se le suma una bien entendida narratividad, sin concesiones al prosaísmo, y, sobre todo, una vehemencia en la expresión siempre al servicio del proverbial compromiso ético del poeta ("lánzate escúchate atrévete / cuando enciendan la luz / y justo a tiempo empiece el infinito"), cabe esperar -y así se ha dado- el advenimiento de trabajos tan valiosos como este Ácido almíbar, cuya segura y amplia difusión se hallará en proporción directa a sus incesantes y bien definidos logros.




lunes, 3 de marzo de 2014

Presentación de "Oh, siglo veinte", de Pablo Méndez

Pablo Méndez


Presentación del poemario Oh, siglo veinte (Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 423; Madrid, 2014), debido a Pablo Méndez (Madrid, 1975).

Palabras introductorias de Antonio Daganzo.

Lectura de poemas a cargo del autor.

En el Café Comercial (Rincón de don Antonio), Glorieta de Bilbao nº 7, Madrid.

Viernes 7 de marzo de 2014, 19:30 hrs.

OBRAS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", n°117; Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 217; Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", n° 527; Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.
Premio "Sarmiento" de Poesía (Valladolid, 2017).


CARRIÓN
Ediciones Vitruvio, Colección de narrativa "De Jaque Libros", nº 4; Madrid, 2017.

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...